Vóley: “Boca Campeón del Metro, a pesar de todo”

Boca se consagró campeón del torneo metropolitano de voleibol por 4º año consecutivo, pero mas allá del logro, hubo una gran cantidad de situaciones problemáticas durante el torneo que hacen que el título se valore y festeje mas de lo habitual.

Nadie podrá discutir que en los últimos años el voleibol de Boca se encuentra en un momento para recordar durante toda su historia.
El permanente logro de objetivos tanto a nivel metropolitano como nacional, han generado el reconocimiento del ambiente de este deporte que durante décadas lo tuvo como protagonista mas por el peso de su nombre que por resultados.
Boca se ha consagrado campeón del torneo metropolitano por cuarto año consecutivo habiendo disputado las seis últimas finales y solo habiendo dejado una en el camino, la de 2008.
Este torneo, tan merecido como los anteriores, tuvo una particularidad por el cual será recordado durante mucho tiempo.

La cantidad de contratiempos y situaciones particulares que se fueron sucediendo desde principio a fín del campeonato, hicieron que su técnico, Marcelo Gigante, repita constantemente una frase que logró inculcar en la cabeza de sus jugadores para revertir las dificultades.. “A Boca nada se le hace facil, siempre pasa algo para que todo nos cueste mucho mas de lo normal”.
Y no está errado el entrenador Xeneize, este año mas que nunca, el equipo debió sobreponerse a los contratiempos en base a garra y voluntad, lo mismo de siempre, pero mas que nunca en esta temporada.

La cosa arrancó mal desde un principio; La participación de Boca en las finales de la Liga Argentina de voleibol, hizo que todo el esfuerzo y el trabajo esté centrado en ello, dejando el torneo metropolitano en un segundo plano, sin descuidarlo, pero en orden de importancia, la liga acaparaba todas las miradas y la histórica clasificación hizo que Boca arranque el Metro ya con dos fechas transcurridas, disputando la 3º fecha a pocas horas de haber jugado la gran final.

Después de muchos meses de trabajo, Marcelo Gigante decidió licenciar por unos días a los integrantes del plantel de liga que también jugarían el metropolitano, por lo que Boca jugó los primeros partidos con un equipo netamente juvenil al que se sumaron las únicas dos incorporaciones que se pudieron realizar, el armador Maximiliano Chirivino y el punta Alejandro Toro.
Dado que el resto de los equipos ya se encontraban completos, Boca debería salir al mercado de pases considerando también que Nicolás Bruno, Maximiliano Gauna y Facundo Santucci, estarían practicamente todo el torneo en la Selección Nacional, por lo que su participación en el Metro sería muy esporádica en el caso de Santucci y nula en los casos de Bruno y Gauna.

Con este panorama, la famosa columna vertebral de Boca en los últimos años quedaría disuelta y la llegada de refuerzos sería indispensable para intentar lograr el tetra campeonato.
Con pocos nombres importantes en el mercado local para contratar, se tentó a dos jugadores Brasileros para formar parte del plantel y se llegó a un acuerdo de palabra con ambos por lo que el grupo comenzaría a tomar forma, pero como los contratiempos estaban a la orden del día, el libro de pases cerrado en la Federación Brasilera hicieron que ninguno de los dos jugadores pudiecen vestir la camiseta de Boca.

A todo esto el torneo ya tenía varias fechas disputadas y el esfuerzo del juvenil equipo xeneize no era suficiente para afrontar compromisos con equipos que se armaron para quitarle el trono a los de Gigante.
Unas pocas victorias y una suceción de derrotas hacian pensar en pelear mas por la permanencia en la categoría o a lo sumo un esforzado ingreso a los play off que en seguir reinando a nivel metropolitano.
Había que tratar de sumar pensando que al promediar la fase regular el central Lucas Armesto regresaría de su licencia y Facundo Santucci culminaría con sus compromisos seleccionados, por lo que el equipo recuperaría dos piezas fundamentales y podría repuntar para ingresar entre los mejores ocho.
Para colmo de males, con las ausencias de Gauna y Armesto los centrales del equipo pasarían a ser Rodrigo Palumbo, ya con una experiencia importante en liga y el juvenil Ivan Fernandez, pero en esta increible temporada, una lesión dejó fuera de la cancha al jugador juvenil y luego una mordedura de un perro complicó el físico de Palumbo; La suerte no estaba del lado de Boca.

También se sumaban los inconvenientes para entrenar, dada la cantidad de disciplinas que se desarrollan en el club y el poco espacio disponible, otro problema mas que complicaba por un lado, pero fortalecía al grupo por el otro.
De pronto y de una vez por todas las cosas parecían encaminarse. Ya había varios equipos que se habían cortado en las primeras posiciones, pero el esfuerzo del plantel, logrando algunos resultados positivos ya con la precencia casi definitiva de Armesto y Santucci, hacian que la posibilidad de ingresar a play off podría sea factible.
El objetivo se concretaría en la última fecha de la fase regular, casi agónicamente en un partido ante Italiano donde se ganó y se logró ingresar en el 7º puesto.

Dado los resultados, el primer cruce en play off sería ante Ciudad, que finalizó en el segundo puesto y se armó con el objetivo de campeonar, luego de algunos años de frustraciones incluidas dos finales consecutivas perdidas en manos de Boca Juniors.
El 1º partido finalizó 3-0 en favor de los de Nuñez y ya eran muy pocos los que creían en la suerte Xeneize, pero a partir de ese momento, algo cambiaría en el equipo.
Con un increible amor propio y un cambio beneficioso en el juego, Boca dió vuelta la serie y con dos rotundos 3-0 eliminó a uno de los principales protagonistas del campeonato para meterse en semifinales.
Ya el ánimo era otro y habiendo quedado Maximiliano Gauna desafectado de la selección nacional el grupo contaría con un importante refuerzo para lo que quedaba.

Pero claro, este era el torneo de los problemas y aunque la cosa parecía encaminarse siempre había algo mas.
A pocas horas del primer partido por las semifinales ante Helvecia, una lamentable noticia sacudió al plantel; El fallecimiento del Dr. Carlos Riganti, padre de Mariano y Nicolás, dos de los integrantes del equipo, generó una congoja general y levantar el ánimo del grupo no sería algo sencillo.
Sin embargo, un hecho que no hace mas que mostrar la entereza y disposición del equipo hizo que Boca se considere campeón antes de serlo… Mariano y Nicolás Riganti con todo su dolor a cuestas y a menos de 24 hs de despedir a su padre se presentaron a jugar en Tortuguitas el primer partido de semifinales ante Helvecia.. Resultado, rotundo 3 a 0 Xeneize y emoción hasta las lágrimas por parte de propios y extraños.

Ahora si, la fortaleza y el ánimo del plantel y la necesidad de seguir superando contratiempos logrando el máximo objetivo hacían que Boca derrote una vez mas categóricamente a Helvecia como local y se meta en la final del torneo.
La gran mayoría de las personas, aún sin conocer todas estas historias de uno y mas contratiempos, veían con asombro como Boca llegaba una vez mas a la final, por sexto año consecutivo.
En el último tramo, el rival sería el mas dificil de todos, nada menos que Velez Sarsfield, quien había logrado el 1º puesto en la fase regular, habiendo perdido un solo partido en toda la temporada y con un plantel con importantes apellidos que lo posicionaban a priori como el principal candidato a la corona.
Pero los partidos se juegan en la cancha y no en el pensamiento del público, por lo que Boca salió una vez mas al campo de juego en Liniers con los dientes apretados y ya con el convencimiento de que nadie en absoluto, le quitaría lo que tanto costó mantener.
Fue victoria Xeneize por 3 a 2, apretada, trabajada y con una actitud increible de parte de los muchachos que disputaron el encuentro.
Otra vez ahí, a un paso de un nuevo título, solo faltaba una victoria como local o en el peor de los casos un desempate en Liniers.

El grupo estaba en un altísimo nivel de fortaleza anímica y nadie pensaba en un tercer partido, había que cerrarlo con el público Xeneize como local y festejar todos juntos.
Pero claro, si hubo inconvenientes al comienzo y promediando la temporada, como no podría ser de otra manera algo mas tenía que pasar en el final.
Otra triste noticia conmovería a todos, el fallecimiento de un familiar cercano a Rodrigo Palumbo a horas de la gran final, hizo que el central con gran participación durante el torneo no pueda estar junto a sus compañeros y sería una baja importante mas allá de lo deportivo, sino también desde lo humano, por parte de un jugador muy querido por sus compañeros.
Pero la final estaba por comenzar y había que jugar, no hubo practicamente tiempo para pensar en todo lo que habia pasado.
Boca salió decidido y apabulló al rival en los dos primeros sets con un nivel de juego superlativo y una actitud admirable.

En el 3º set, Velez salió mas decidido y concentrado en defensa, lo que hizo que tome una importante ventaja de 5 puntos y todo hacía suponer que el partido se estiraría.
Pero claro, Boca tiene historia de hazañas, de remontar lo que parece irreversible y justamente este plantel tuvo que superar situaciones durante toda la temporada, entonces como iba a ser imposible remontar un resultado???.
Finalmente con gran actitud Boca se repuso, lo dió vuelta, lo ganó y los festejos no tardaron en llegar.
Boca nuevamente es campeón del torneo metropolitano, quinto título en seis finales consecutivas disputadas y los festejos ya pasadas 48 hs de la final continúan y no es para menos.
Todos los campeones tuvieron sus méritos, pero este plantel y este título se recordarán por mucho tiempo; si con todas las situaciones anormales que acontecieron, el conjunto Xeneize lo pudo revertir y mantener el campeonato, el futuro a corto plazo es mas que promisorio y los rivales sabrán que quitarle el reinado a Boca no será tarea sencilla.

Fuente: Prensa Vóley Boca Juniors

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts