Últimas Noticias

Boca traslada a Núñez su paternidad en la versión 189 del Superclásico

Inicial 2012: River Plate – Boca Juniors

Cuando el reloj marque las 15.30 habrán terminado los 17, largos, meses de dura espera para que la Argentina vuelva a tener su partido más importante de fútbol. Falcioni va al Monumental con la esperanza de mejorar su futuro y el panorama del equipo. Albín y Chávez estarán desde el arranque en Núñez.

BUENOS AIRES. No se puede negar. Esta relación es idéntica a la de Batman y el Guasón. Necesitan del otro para escribir su historia de grandeza. Si no se pasara por encima del rival, para lograr el objetivo, pareciera que el logro no tiene el mismo sabor. Tal cual pasa entre Boca y River quienes hace 17 meses no se veían las caras y lo más cercano era una televisión. Es verdad, el título conseguido por Falcioni y sus muchachos en el Apertura del 2011 no tiene el mismo son ya que en las 19 fechas River no fue ninguno de esos obstáculos superados. Al igual, pasó para el Millonario en la B Nacional pese a que fue un título de ascenso cada objetivo cumplido es más gustoso si a Boca lo pasa por encima. Ya no tendrán que aguantarse más. La espera terminó y ambos tienen su oportunidad esta tarde.

Boca vivió una semana real y llamativamente tranquila a diferencia de las 4 semanas anteriores donde las declaraciones picantes y conflictos internos fueron pan de cada día. Pero parece que toda pugna entre los individuos quedó de lado, por lo menos, por una semana para llegar unidos, tranquilos y felices al partido más importante del año. Algo así como “si hay pobreza que no se note”, fue lo que aplicó JC en el vestuario teniendo muy buenos resultados, hasta ahora. Si bien, tampoco es que los problemas se hayan solucionado, todo en este momento están tirando verdaderamente hacia un solo lado. Puede ser cinismo o profesionalidad o, quien sabe, realmente superaros sus internas. La verdad del caso es que Falcioni jamás tuvo dudas del equipo para hoy, lo paró de martes a sábado.

Agustín Orión; Emiliano Albín, Rolando Schiavi, Guillermo Burdisso, Clemente Rodríguez; Cristian Chávez, Leandro Somoza, Walter Erviti, Juan Sánchez Miño; Lucas Viatri y Santiago Silva fue el once elido por Pelusa para enderezar el rumbo futbolístico de una vez por todas teniendo en cuenta el factor anímico que significaría vencer a River en el propio Monumental desde las 15.30 donde dirigirá Pablo Lunatti. Boca en 90’ se juega más que tres punto, pero por partes separadas: en primer lugar, Angelici: quien parece que con cada decisión que tomara, ya sea buena o mala, pone en duda su trono; en segundo lugar, Falcioni: quien más allá de la derrota o el empate que logre, lo que le está fundiendo su rédito es el pésimo juego e idea que propone su equipo en la cancha; y en tercer lugar, los jugadores: a los cuales ya a muchos se ponen en duda del por qué viste la camiseta del club más grande del país y es incomprensible su estadía en la entidad. En hora y media, el Xeneize juega mucho más que un partido, se juega la tranquilidad definitiva y el despegue total.

 

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts