En la agonía, Boca dejó en shock a River enmudeciendo el Monumental

Inicial 2012: River Plate 2 – 2 Boca Juniors

Boca perdía 2-0 por goles de Ponzio y Mora presagiando una tarde terrorífica. Pero Silva descontó de penal y, en los descuentos, Erviti silenció el Monumental. Pese a la dramática y heroica igualdad, el juego de Boca sigue siendo un verdadero espanto.

BUENOS AIRES.- No hay que confundir las cosas. El contexto fue el ideal y típico ambiente de Superclásico en Núñez. La gente y al fiesta fueron los únicos que no defraudaron en el Monumental. Pero en lo que respecta a fútbol neto, ambos clubes quedaron en deuda como lo viene haciendo desde hace años cuando les tocar medirse. Si bien es cierto, River dominó y, tuvo de alguna manera, las chances “más claras de gol” y Boca en el final consiguió el empate, el encuentro, futbolísticamente hablando y en lo que a tácticas se refiere, los dos equipos quedaron en deuda mostrando grandes falencias para proponer y jugar. Boca continúa sin jugar a nada, se expresa de la misma forma de local que de visita no tiene ánimo. Hoy eso quedó de lado por la importancia de no perder frente al máximo rival pero ante San Lorenzo, el próximo sábado, la olla puede hervir.

La tarde empezaba horrible; 2’ tiro libre de Ponzio y una mala reacción de Orión costó la apertura del marcador, era el 1 a 0. El local se apoderó de la pelota sin incomodar gravemente a Orión. El Millonario tomaba la iniciativa pero tenía grandes problemas para definir las jugadas en ataque aunque estas eran poco nítidas. En la etapa final, a los 25’, una buena jugada de Aguirre dejó solo a Mora quien en diagonal se sacó a Orión y estableció el 2-0. Lunati marcaba un claro penal a los 31’ (falta sobre Acosta) que Silva cambió por gol. La incertidumbre se apoderaba del Monumental. La defensa de Boca era un verdadero colador, las imprecisiones y descoordinaciones eran aprovechadas por el equipo de Almeyda pero Orión recuperó la confianza y evitó el 3-1. Lo mejor de la tarde llegó al minuto de los descuentos, luego de que Silva piboteó y Erviti se jugó la vida ante la salida de Barovero para estampar el 2 a 2 final de infarto.

Por el desarrollo del match se sobrevalora la manera en que la visita consiguió el empate final pero no exime la mala presentación que volvió a exponer el equipo de la Ribera en el Monumental. ¿Lo peor? Sin duda fue el planteamiento de Falcioni que nunca quedó claro a que jugó evidenciando la misma actitud que hace 4 semanas sin resultados positivos. Desde hace rato Somoza no recupera y juega más con el rival, Silva y Viatri se pierden juntos y se vuelven inexistente. Chávez siempre está “por explotar” quedando siempre en el casi casi. Sánchez Miño poco y nada. Clemente no pasó nunca al ataque. Albín pasó desapercibido. ¿Lo mejor? Orión que se recuperó psicológicamente después de su garrafal error al inicio del Súper, la experiencia de Schiavi que sacó todo hoy rudamente. Burdisso bien por arriba pero abajo es sólo desaires. Y Erviti, la figura por su gol y entrega durante el partido. Siempre fue una opción para salir jugando. Cómo hace 5 semanas, Boca volvió a ser un espanto.

 

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts