Últimas Noticias
  • No items

SALVESTRINI y el contrato por la camiseta

LMM1: Dada su condición de exdirigente de Boca y candidato a la presidencia del Club en 2011, ¿cuál es su opinión de la puja entre Nike y Olympikus por la camiseta de Boca?

Salvestrini: Evidentemente se presenta una situación interesante y nueva que Boca debe aprovechar. Mientras que Olympikus acaba de entrar en Flamengo y Nike acaba de perder a Flamengo en Brasil, esto potencia la importancia estratégica de Boca Juniors. Creo que esta es la razón de la puja. Boca debiera sacar provecho de esta situación, que es inédita en el negocio del marketing deportivo.

LMM1.- ¿Por qué Boca quiere firmar ahora un contrato que vence en Diciembre del 2011?

S.- Si uno analiza el caso en particular…no se entiende. Pero si se lo pone en contexto, sí. Hay que saber que los dirigentes dan muestra de querer mostrar resultados para proteger sus avales personales. Esto es, que si su gestión arrojara un déficit deberán responder con sus respectivos patrimonios. Es en ese sentido que hay que entender que se gastaron los fondos destinados a reformar el estadio y ahora dicen que los van a devolver recién en 2013. Y que plantean firmar ahora con Nike, pese a que a partir de agosto de 2011 pueden recibir propuestas de varios oferentes.

LMM1.- ¿Cuál sería para usted, entonces, el contrato más conveniente para Boca?

S.- Además del dinero se deben analizar situaciones estratégicas que inciden en el valor de ese contrato. Entre ellas la magnitud del mercado brasileño y la ventaja que representaría ser socios del Flamengo. También ventajas adicionales como jugar una copa anual contra Flamengo, que es -al igual que Boca- uno de los clubes más populares de América latina. Hay que pensar también en las posibilidades comerciales que abriría para Boca el poder usar la camiseta de ellos como alternativa y en forma recíproca, y el poder abrir tiendas Boca en todas las grandes ciudades brasileñas, etc. Pensemos que no hay en ese país un club importante que tenga los colores azul y amarillo. Como antecedente, recuerdo que Boca instituyó, en los 60, la posibilidad de usar la camiseta del Milan como alternativa. En fin, una serie de negocios posibles y ciertamente atractivos. Y que darían para proyectar ingresos por unos 45 millones de dólares en cuatro años. Ante este panorama es que digo que Boca no debiera negociar ya, sino debería esperar el año próximo y sentarse a escuchar ofertas.

Dejá tu comentario

About The Author

Seguime en twitter @lucianita

Related posts