Rojo de verguenza

Post: Boca Jrs. 1 – 1 Independiente

Boca lo ganaba bien con un lujo del Titán, jugaba mejor y era más, pero no liquidó y terminó metido atrás regalando el empate, sacando a Román y a Martín y no se perdió gracias a Lucchetti. El equipo se conformó con la igualdad. Fuimos muy mediocres en nuestra casa. ¡Qué mal lo tuyo Falcioni!

Buenos Aires – Ambos equipos venían con una campaña nefasta, por eso era clave ganar el Clásico, por lo moral y por lo que significa en lo anímico la levantada previo al Súper. Se jugó mejor incluso al partido anterior con Huracán –que ganamos- hubo juego colectivo, se entendieron en el medio Riquelme, Colazo y Chávez. Estuvo muy movedizo Mouche como hace bastante no lo hacía. Somoza demostró que en cada fecha mejora su nivel -de los refuerzos es el que mejor lo ha hecho-Lucchetti fue enorme en el arco, gracias a él quizás no lo terminamos perdiendo. Si, el Rojo, en el segundo tiempo nos bombardeo el arco, estuvo notable la Laucha. Sin duda Boca fue un equipo en la etapa inicial y otro muy distinto en el complemento. No se entiende el porqué conformarse con la ventaja mínima, si incluso ganando el conjunto de Mohamed tuvo chances claras de igualarlo. Era lógico que en segundo tiempo el Rojo se vendría encima a todo ó nada, fue así pero Julio no lo leyó de la misma manera y lo pagamos muy caro.

Boca en el primer tiempo se entendió bien en todas sus líneas de campo –en lo personal es el mejor tiempo del equipo durante todo el torneo- el team era rebelde, iba al choque con el rival, tenia recuperación de pelota rápida, era muy movedizo el equipo, Riquelme estaba fino, pintaba muy bien el partido para Boca y más cuando a los 22’ tras un centro rasante de Mouche para que Palermo la desviara de taco y con ese lujo poner a delirar la Bombonera, era el 1-0 y había un justo ganador(10º gol que Martín le convierte al Rojo). Se siguió dominando, Independiente llegó un par de veces donde el uno de Boca fue magnífico, Se olía lo que podía venirse en el complemento si no se sellaba la historia ni esa advertencia sirvió. El Xeneize debía liquidar el pleito lo tenía al Diablo contra la pared y con su propio Tridente, pero en Boca se refugió atrás, de metió en su arco y solo salía de contra –cuando podía- ante semejante regalo Independiente sintió el conformismo local y se aventuro a ir por la igualdad. Lucchetti no salva de varias pelotas de gol –si no hubiera sido por el hablaríamos de una derrota- su cara de preocupación luego de cada volada era evidente, el equipo no respondía.

Tanto ir e ir tuvo su premio para el team de Avellaneda a los 31’ del ST luego de que la baraja de cabeza Pato Rodríguez y en el medio del área grande un terrible zapatazo de Villáfañez fusiló a Cristian y ahora el match estaba 1-1. Los once se asustaron ya no estaban los dos referentes ni Palermo ni Riquelme, Boca se las debía arreglar como pudiera, cuando quiso intentar algo, Independiente rápidamente le robaba la pelota y buscaba el 1-2. Gracias a Dios jamás lo consiguió por que le falto tiempo. Boca terminó metido en su área con un Erviti que no fue capaz de ser el abanderado para echarse al hombro al equipo. Una etapa final muy mediocre sabiendo las necesidades del club en este momento del torneo y de lo vital que hubiera sido llegar otra vez a dos victorias seguidas, no lo entendió así JCF y se conformó con el 1-0 sin saber que finalmente era 1-1. Empate que nos dejá un sabor amarguísimo, porque nos damos cuenta de que era más que ganable el partido, si Boca hubiera querido, lo ganaba, pero no quiso. Tras esta igualdad llegamos a 15 unidades y nos mantuvimos en el 14º lugar a dos semanas para el Súper. Hoy si estuvo mal Falcioni, hoy el técnico si tuvo la culpa.

La Frase Del Día: “Quizás si hubiéramos marcado más diferencia en el primer tiempo, hubiésemos estado más tranquilos”. Julio Cesar Falcioni.

@juarezriquelme

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts