Últimas Noticias
  • No items

¡Checho, así no!

Copa América 2011: Argentina 1 – 1 Bolivia

Decepción total fue el debut del seleccionado de Batista. Argentina se encontró con un rival que, sorpresivamente se paró muy bien en el campo, jugó de igual a igual y no lo ganó porque Dios es grande. Una vez más Messi no brilló al igual que Tevez y compañía, quedaron en deuda.

La Plata – Quizás el gran error de la Argentina fue sentirse -inconscientemente- ganador antes de jugar el pleito. Es verdad, el historial marca una excesiva paternidad a favor de la Albiceleste, pero ello no influyo anoche para el buen juego desplegado por el equipo de Quinteros. Los de Batista no supieron reaccionar ante un falso esquema 4-4-1-1 de la vista que, de defensivo no tuvo nada e incluso pudieron ganarlo. Otra vez Messi defraudo, Tevez no apareció nunca, y Lavezzi fue el peor de todos. Si queremos avanzar, hay que mejorar y mucho. El mejor argentino a pesar de su edad fue Zanetti, pero es obvio que solo no va ganar un partido, junto al Kun con pocos minutos.

El team liderado por Lionel Messi -según la FIFA el mejor jugador del mundo- llegaba al Único sabiendo que tenía que hacer una presentación demoledoras, era la obligación ante semejante plantel, pero eso no significaba que sería fácil lograr aquello. En los primeros minutos Messi se hacía dueño del balón se juntaba bien con Carlitos y el Pocho pero el mediocampo era el que se venía muy complicado teniendo a Cambiasso y Banega como patrones de la zona. Zanetti pasó poco y nada al ataque -cosa muy rara en él- mientras que Rojo, simplemente ni se noto en los ’90. Pasaban los minutos y Bolivia creía más que nunca en el sueño. El murmullo se apoderó de las tribunas y la visita sintió la duda del rival. La Pulga empezaba a desaparecer hasta el punto de no existir en el terreno.

En la etapa final los Altiplánicos tenían la moral por las nubes, un planteamiento táctico que dejó helado al seleccionado y por la solvencia de la última línea y el buen toque de sus volantes. Y en el amanecer del complemento, Rojas mando y verdadero baldazo de agua fría con su tacó y Ever se sobró en su intento de pisarla (foto), en un lugar donde demanda “sacarla como sea”, él quiso salir jugando, grave horror, a los 47’ 0-1 ganaba la visita y silencio en La Plata. Desde entonces el desconcierto se apoderó de la Albiceleste, desaparecieron los Messi, Di María y Tevez. Agüero fue quien tomó la bandera para ir por la igualdad. Llegó el empate a los 76’ gracias a una buena amortiguación de ¡Burdisso! para que rematara violentamente el Kun y así poner el 1-1 final. Que Argentina pudo ganarlo no sería novedad, es mas debió ser así, pero que, Bolivia también pudo es realmente alarmante.

Sin dudas lo de Bolivia fue impecable, nunca perdió la calma y la serenidad, ni en el peor momento que fueron los cinco minutos después del empate argentino. Quinteros engañó totalmente a Batista con una táctica, que en la previa aparentaba ser, “altamente defensiva”. Es probable que subconsciente intimo del plantel, ese que le decía que se ganaría sin sobresaltos pasó la cuenta, y Bolivia salió a comerse la cancha, como ese sueño. Está claro, la Argentina necesita jugadores de fútbol, de pueblo, no estrellas europeas costosas que brillen en el viejo continente y vistan de Armani. Bolivia fue práctico, simple, prolijo, apretó cuando quiso y puso en apuros a Argentina. La Albiceleste necesita cambios rápidos, urgentes no hay tiempo para pensar ya que la próxima prueba está a la vuelta de la esquina. Esperemos que Sergio se haya dado cuenta que la formula de hoy no es la del camino a la gloria, así, no.

Twitter: @juarezriquelme

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts