Últimas Noticias

En los descuentos Boca lució su mística y está en semifinales

Copa Libertadores 2012: Fluminense 1 – 1 Boca Jrs. (Global: 1-2)

En el peor partido del año de Boca, cuando los penales estaban a la vuelta de la esquina y corrían 91′, cayó el milagroso 1 a 1. El tema es que no se sabe quien lo hizo si Rivero o Silva. Lo cierto de todo es que los de Falcioni están en semifinales y espera rival que pueden ser Vélez, U. de Chile o Libertad. Ya no hay Final brasilera en el certamen.

RÍO DE JANEIRO – Es verdad que no se puede comprar el sufrimiento por un partido de fútbol con uno de la vida real. Pero lo que sufrió el equipo de Falcioni para meterse en las semifinales estuvo cerca y pegó en el palo. Hace años que Boca no tenía un partido tan ¡horrible! Por Copa Libertadores. Es que lo que mostró el equipo de Falcioni tanto en la primera parte como en la final, fue simplemente de un equipo inexperimentado, imberbe y temeroso. Fue un equipo desconocido en relación aquel que ganó el primer chico en la Bombonera hace seis días. Está claro, hoy se tuvo una noche pésima que no se puede volver a repetir, siempre y cuando el verdadero objetivo del plantel sea la obtención de la sétima Libertadores. Una vez más Boca lo hizo, y clasificó de forma épica a la Semifinal de la Copa Libertadores. Rememoró los viejos tiempos como en México, el gol de Samuel, en el último minuto, ante el América.

Los Torcedores de Flu anunciaban que el partido sería “una guerra” y así fue, literalmente. En el arranque del match, Fluminense salió agresivo, dinámico, rápido e inquietante, al parecer Boca no se enteraba que ya había arrancado el partido de vuelta. Lentitud, imprecisión, errores, perdida rápida de la pelota y temor eran los protagonistas en el intento de juego colectivo e individual de la visita. Los de Falcioni no se reconocían asimismo, era otro equipo. Y así y todo el Tricolor nunca hizo trabajar extremadamente a Orión. El gol vino de tiro libre, gracias a que el violento disparo de Carleto se desvió en Rivero y este descolocó Orión (que algo más que mirar pudo hacer) y a los 16’ empataba la serie 1-1. El lapso final fue una escaneo de la primera mitad, no hubo profundidad tanto en Boca como en el local. Los de Braga tampoco fueron los mismos del primer tiempo. Y cuando todo el mundo se resignaba a los penales, en mitad de cancha, Riquelme de cabeza ganaba el balón para Boca y este le quedó a Mouche, quien devolvió a Román y este tocó con Rivero que le pegó al arco pero el palo izquierdo y Cavalieri se lo sacaron y Silva a lo gladiador le empujo y delirio total en la popular visitante y banca Xeneize para el global de 1-2 final.

Está claro, quizás, Boca no mereció pasar a semifinales, pero hace años este deporte dejó de ser una cuestión de merecimiento para ser algo de efectividad. En la única jugada del partido en la que los de Falcioni tocaron más de tres veces la pelota, fue gol. Silva nunca ganó una pelota (sólo la del gol), Riquelme perdió casi todos los balones, Erviti peso lo mismo que una pluma en el mediocampo, Erbes no estuvo a la talla del rival, la instancia y el contexto, pareció que no jugó Cvitanich, las ganas de hacer un gol de Clemente descompensó el fondo Xeneize, Roncaglia hacía una buena y una mala. En resumen ¿Lo mejor? La jugada del gol y Schiavi que sacó todo. ¿Lo peor? La noche de Boca y todas sus falencias. Con mística, Boca llega a una nueva semifinal de Copa Libertadores, pero sólo eso no lleva a un equipo a ser el Rey de América, los de la Ribera están muy lejos de ser campeón y deberá corregir enormidad de cosas, ya que hoy la suerte estuvo de su lado, pero ¿En semis estará también?. A disfrutar esta clasificación y en dos semanas vovlerá a latir la Bombonera.

Twitter: @juarezriquelme

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts