Boca sólo debió aplaudir y resignar su sueño ante un Corinthians brillante

Copa Libertadores 2012: Corinthians 2 – 0 Boca Jrs. (Final, Global: 3-1)

Boca cayó sin apelación alguna en San Pablo ante Corinthians por 2 a 0, gracias a los tantos del polémico y extraordinario Emerson. Así, el Timao se adjudicó la primera Copa Libertadores de su historia. El conjunto de Tité fue superior durante los 90’ quien con su rapidez, habilidad y fiereza fue un justo campeón.

SAN PABLO.- Pocas veces se está de este lado de la vereda, en esa en que nadie quiere estar y en la cual los Xeneizes no están acostumbrados a sentir. Pero cuando toca ¡cómo duele y demasiado! Boca no tuvo mucho que hacer anoche en el Pacaembú donde, si bien es cierto, durante algún pasaje del partido -en el 1t- la visita tuvo controlado al local pero poco pudo lograr ante la convicción, rapidez, habilidad, solidez y la férrea marcación que expuso el equipo de Tité que dejó en evidencia el cansancio y la lentitud de los jugadores foráneos. Simplemente no hay mucho que explicar cuando el rival fue superior en todo momento y, tal vez, lo que más molesta es saber que nunca se incomodó el arco de Cassio. Boca no fue rival para Corinthians en San Pablo. No fue ese equipo con temple, temperamento, fuste que está acostumbrado a jugar fases decisivas. Pudo más el hambre de gloria que el sólo sueño por tener una Copa más. Hace ocho años bailamos con la más fea, esta noche volvió a tocar.

Nunca se entendió que quiso buscar Falcioni anoche. Boca fue plano, básico, sin peso ofensivo ni jerarquía ni mística de esa que tanto se habla. Tampoco es decir que somos los peores del mundo, pero así como se alaba y se glorifica en la victoria, si pierdes, es porque las cosas bien nos las hiciste. Y eso quedó demostrado. Dos corinthianos anularon totalmente a Riquelme, que poco y nada pudo hacer. Mouche estuvo movedizo en la primera etapa pero nunca logró nada. Clemente jamás pasó al ataque porque no pudo, para qué decir Sosa. Somoza fue muy impreciso, recuperaba pero siempre la regaló. Ledesma pareciera que ni jugó, su aporte fue totalmente escaso. Silva fue el peor de Boca. No ganó ninguna pelota en ataque, ni mano a mano, aguantaba pero cuando debía crear algo la perdía. La noche se comenzó a nublar con la lesión de Orión, probablemente, era un presagio de que la noche terminaría “muito” mal.

Mientras Boca luchaba contra los errores y descoordinaciones propias, Corinthians era certero, rápido, eficaz, agresivo y solido defensivamente. La visita nunca molestó ni intentó inquietar el arco del gran arquero Cassio. A los 52’ luego de un tiro libre y tras una serie de rebotes, Danihlo habilitó increíblemente a Emerson que quedó mano a mano con Sosa y el delantero no perdonó y fusilo a Sebastián, 1 a 0. Cuando los de Falcioni buscaban igualar, vino el horror de Schiavi. El Flaco tocó hacía al medio con Caruzzo pero su pase suave fue interceptado por el velocísimo Emerson que nunca pudo ser alcanzado por Matías y otra vez el polémico jugador tranquilamente batió a Sosa y puso el lapidario 2-0. Los de la Ribera nunca le encontraron la llave a la cerradura del Timao que, terminó invicto el torneo y fue el menos batido de la Copa con sólo cuatro goles en contra en 14 partidos. No hay más para agregar en un partido donde un equipo fue demasiado liviano para la instancia y el otro fue una fiera que se devoró la carnada.

Twitter: @juarezriquelme

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts