Últimas Noticias

El resignado final del último diez

La detonación de la bomba

En la previa de la Final ante Corinthians, Angelici enviaba un claro mensaje: “Nadie está por encima del club”. Tres horas después, Riquelme confesó que no seguiría en Boca a lo que ni la dirigencia ni cuerpo técnico se opusieron. Esta es la crónica de una muerte anunciada que comenzó en febrero.

BUENOS AIRES.- “Sé que muchas cosas se dijeron, pero es una decisión mía”, el autor de tan categórica declaración es nada más ni nada menos del último ídolo Xeneize. Juan Román Riquelme no la pasó para nada bien en este primer semestre de Boca en el que comenzó a dictar su propia sentencia el 15 de febrero tras el “encontronazo” en Barinas, Venezuela, tras el mediocre 0 a 0 en la primera fecha del grupo de Boca por Copa Libertadores. “Te saqué porque le hacés más caso a Riquelme que a mí”, fue el motivo explicado por el cual Falcioni reemplazó a Cvitanich vs. Zamora a los 60’. Luego en el vestuario, Darío fue junto con Riquelme para a hablar con JC. En dicho diálogo, Román le aclaró al estratega que él jamás le dio una indicación a su compañero. Después, Erviti confesó que él le había dado algunas instrucciones al delantero, pero justo, en ese momento Schiavi sacó la voz: “Román no tuvo nada que ver con este tema. Estamos cansados de que estés hablando de todos por detrás”. Debido al encare de los referentes Falcioni le comunicó a Angelici: “Así no puedo seguir”.

“Nosotros estamos contentos con el entrenador y él con nosotros, y por eso no entiendo por qué buscan problemas donde no los hay. Podemos tener charlas con el entrenador, algo lógico, pero eso siempre pasa en el fútbol y la verdad es que anoche no hubo ninguna pelea”, Riquelme bajaba los decibeles a la situación a la llegada de Boca en Ezeiza. Horas más tarde Angelici convenció a Falcioni de continuar en el cargo pero con condiciones del deté. El segundo conflicto llegó por la Final de la Copa Argentina (vs. Dep. Merlo) donde el técnico alineó a los titulares. A Riquelme no le gustó para nada dicha decisión cuando estaban a sólo días de abrir la llave ante U. de Chile por las semis de Copa Libertadores. Finalmente, lo que terminó por ratificar que lo que venía pensando no era equívoco fue la pésima actitud de Angelici y toda la dirigencia de marginar del plantel a Roncaglia del viaje a San Pablo para la Final ante Corinthians. El gesto ingrato del Tano hacía Facundo fue tomado muy mal por Riquelme quien con Schiavi le avisaron al presidente “o viaja Facundo o acá no viaja nadie”, y Roncaglia viajó.

Desde el día en que llegó a la institución Falcioni empezaron las asperezas con Riquelme desde el momento en que el primero quiso borrar del plantel al ídolo Xeneize por considerarlo un “líder negativo”, pero ante el reclamo popular al estratega no le quedó otra con convivir con el referente e incluirlo. A Riquelme nunca le gustó el 4-4-2 de JC, cree que no es un esquema digno para un club con la envergadura de Boca al tratarse de un sistema que prioriza la invulnerabilidad el arco propio mas que buscar el ajeno. Boca fue campeón invicto del Clausura 2011 jugando como quería Falcioni, pero luego de las recriminaciones de Román por la forma de juego, el estratega cambió su método para ser más ofensivo y arriesgar más. Así cayó ante Fluminense y ante Independiente en el mismo escenario, no fue mera casualidad. Difícilmente Corinthians le hubiera empatado el partido a Boca, en la Bombonera, con la estrategia de Pelusa. Riquelme no se sintió respaldado nunca por quien fuera el único dirigente que se negó aprobar su renovación durante la presidencia de Ameal. Por primera vez en muchos años la directiva vela por el bien del club y no por el interés personal de cada jugador. Angelici fue claro: “Boca está por encima de los nombres”.

Twitter: @juarezriquelme

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts