Últimas Noticias

Boca le perdonó la vida a Independiente y dejó la llave abierta

Copa Sudamericana 2012: Boca Jrs. 3 – 3 Independiente (Ida)

En un partidazo como aquel 5-4 del Clausura, Boca e Independiente dejaron la serie abierta igualando 3 a 3 en la Bombonera. Los goles del Xeneize fueron de Silva, Somoza y Sánchez Miño. Por el Rojo Santana, Rosales y Farías de penal hicieron la hazaña. Boca no aprovechó a un rival muy limitado en ideas futbolísticas.

BUENOS AIRES.- Otro partidazo digno de un Clásico copero protagonizaron Boca e Independiente esta noche en la Bombonera por la ida de la segunda fase de la Copa Sudamericana buscando un lugar en los octavos de final. Nadie hubiera presagiado un trámite dramático y emocionante como el que brindaron los dirigidos por Falcioni y Díaz. Aunque el partido superó las expectativas por el nivel futbolístico expresado por ambos equipos, el local no supo aprovechar todas las regalías que otorgó el fondo de la visita y terminó resignando una igualdad que pudo ser un triunfo por una gran diferencia. Boca se equivocó tres veces en la última línea e Independiente no perdonó definiendo muy bien sus pocas chances de gol generadas. Mientras que los de la Ribera pagaron muy caro sus desordenes y descoordinaciones defensivas. Extraño empate en La Boca donde el local mereció llevarse el triunfo pero no encontró la manera. Pero sabe que el pase a octavos de final depende de sus propias capacidades ante las grandes falencias de los de Avellaneda.

Todo comenzó a los 15’ tras un horror de Galeano en el fondo quien se enredó con la pelota, no despejó, se cayó y se la dejó a Silva quien abrió el marcador y puso el 1 a 0. Cuando Boca merecía el segundo tanto, a los 44’ vino un desborde de Vidal por la izquierda, que centró para que Santana le ganara la posición a Schiavi y así batir a D’Angelo y colocar el 1 a 1. Pero cuando todo el mundo se preparaba para el entretiempo, en la medialuna del Rojo, Silva tocó para Somoza y este sacó un terrible derechazo que sorprendió a Hilario, 2 a 1 y al descanso. Pese a que Boca era justo ganador y quería más, D’Angelo salió mal a buscar un pelota y el rebote le quedó a Rosales quien sólo debió colocar ante un arco vació y a los 48’ la historia estaba pareja, 2 a 2, partidazo. Pero a los 76’ Sánchez Miño cobró un tiro libre como demandaba la ejecución: suave y a un costado de Hilario, ¡Golazo! ¡Cómo con la mano! y 3-2 en la Bombonera. El jolgorio se abría paso hasta que Clemente cometió un penal a los 98’ que Farías no perdonó y cerró el marcador, 3 a 3 en la Ribera.

El resultado dejó abierta la llave prolongando la agonía y crisis de un equipo de Avellaneda que aún no haya una identidad futbolística y a pesar del empate la visita mostró alarmante dificultades en el fondo para defender y dar garantías en seguridad. Por su parte, Boca mostró a un Schiavi lento, responsable del empate del Rojo, a un D’Angelo responsable del 2 a 2, a un Clemente infantil cometiendo el penal del 3 a 3 por lo que queda en evidencia que el conjunto local fue el único culpable de ceder una igualdad y no haber liquidado a un rival que durante el 1 a 0 estuvo confundido y desconcertado. Lo mejor de Boca fue la nueva figura, Sánchez Miño, fundamental en cada ataque Xeneize y autor de un golazo. Lautaro Acosta Aprobó su primer examen presentando sus credenciales para ser titular tranquilamente. Quien pasó prácticamente inadvertido fue Emiliano Albin ya que desde que ingresó no intervino por su banda. Falcioni debe esmerarse en mejorar el fondo ya que comete pocos errores pero esos “pocos” cuestan caro, muy caros. La clasificación depende de Boca y lo que hagan sus representantes el próximo miércoles en Avellaneda.

Twitter: @juarezriquelme

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts