Últimas Noticias
  • No items

A pesar del empate, la gente distinguió la noche en La Bombonera

Pasaban los minutos y se esperaba el momento. Era cuestión de tener un ojo en el partido y el otro atento a la tribuna. El festejo por el triunfo en el superclásico en algún momento tenía que producirse. Y, a una semana de la gesta en el Monumental, el público de Boca se distinguió con un festejo espectacular.

Irían 25 minutos del segundo tiempo cuando en la primera bandeja apareció un centenar de fantasmas que se treparon al alambrado, mientras toda La Bombonera coreaba canciones recordando el descenso de River al Nacional B. Desde afuera de la cancha se detonaron fuegos de artificio y en el alambrado se colgó una bandera en alusión a los dichos de Ramón Díaz.

La fiesta de la gente no hubiese sido cuestionada a no ser que debió interrumpirse el partido durante 8 minutos. Además, la pantalla gigante del estadio promocionó una revista partidaria con un título particular: “River decime que se siente”. Esto último desencadenó en una escalada de críticas moralistas de parte de sectores rígidos de la sociedad que no distinguen entre folclore y violencia en el fútbol.

Al margen de lo que pueda decirse, el público xeneize pudo disfrutar de su fiesta con retraso. Sin posibilidad de presenciar el partido en el Monumental, el desahogo llegó una semana después ante Rosario Central. Ahora se hablará de suspensión, de jugar sin público o de mudar la localía… pase lo que pase, el festejo será imborrable.

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts