Últimas Noticias
  • No items

Pablo Pérez, y su reconversión tras aquella expulsión en La Bombonera

Pasó poco más de un año de aquella ingenua expulsión en el comienzo del superclásico por una imprudente patada a Éder Álvarez Balanta: corrían apenas 11 minutos y Darío Herrera no dudó en expulsar al volante de Boca. En aquél partido del 24 de abril, Boca pudo sostener el empate y, desde entonces, el rosarino parece haber encontrado un equilibrio entre su temperamento en la marca y su inteligencia para distribuir el juego.
“Me hice responsable y mi compromiso fue que esto no va a volver a pasar. Voy a tratar de estar más maduro y controlarme. Sé que voy a sacar adelante este momento y se lo dije a (Guillermo) Barros Schelotto”, señaló el propio Pérez, pocos días después del partido en La Bombonera.
El seguimiento estadístico de sus actuaciones parece avalar ese quiebre que significó la expulsión ante River. Desde aquél partido, el volante no volvió a sufrir expulsiones en 32 partidos que lleva jugados e incluso redujo notoriamente su promedio de amonestaciones: de 1 amarilla cada 1,94 partidos, la media se estiró a 2,90 encuentros en este último período.
En su primera etapa, Pérez tuvo tres expulsiones (Aldosivi, Belgrano y el citado quiebre ante River) y 19 amonestaciones en apenas 37 partidos. Desde aquél superclásico, el volante no volvió a ver la roja y fue amonestado sólo en 11 oportunidades sobre 32 partidos que lleva disputados.

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts