Centurión, entre la recuperación del desgarro y el avance de la causa judicial

La supuesta agresión de Ricardo Centurión a su ex pareja, Melina Tozzi, generó una conmoción que excede las informaciones deportivas. En un contexto de suma sensibilidad por la creciente estadísticas de femicidios, el atacante de Boca quedó inmerso en una causa judicial por violencia de género mientras se recupera de una distensión muscular.
Al margen de la escalada de rumores, y de las declaraciones cruzadas vertidas por los abogados de parte, el titular de la Fiscalía Nro. 10 de Quilmes, Alejandro Ruggeri, desestimó que Centurión pueda quedar detenido en lo inmediato. Sin embargo, asumió la restricción perimetral para resguardar la integridad física de la denunciante.
“No hay elementos de prueba en el sumario que ameriten que yo pida la detención de Centurión. La denuncia llegó el miércoles. Ayer lo único que hicimos fue recibir el sumario y lo primordial fue pedirle al juez de Garantías la restricción”, sostuvo el fiscal.
Por su parte, el abogado de la ex pareja de Centurión, Diego Storto, solicitó la detención del futbolista de Boca y aseguró que “se presentó toda una artillería de pruebas”. “Es un escrito importante -aseguró-: llevamos audios, el informe pericial y el testimonio de dos personas que fueron testigos de la agresión que sufrió Melina”.
Como contrapartida, el defensor de Centurión, Mariano Cúneo Libarona, reconoció que podrían contrarrestar la denuncia y acusar a Tozzi por “extorsión”, aunque no brindó mayores detalles de la presentación judicial. “Lo que pasa es que escucho lo que dicen los medios, cómo lo están juzgando al pobre chico frente a una denuncia que considero endeble e injusta. Entonces trato de defenderlo de la manera más honorable posible”, explicó.
Mientras tanto, el futbolista sigue adelante con la recuperación del desgarro que padeció en el superclásico ante River. Según aseguran los kinesiólogos, los plazos de recuperación son estimativos porque se trata de la primera lesión muscular en su carrera. No obstante, el escenario parece alentador para que pueda reaparecer el próximo domingo frente a Independiente.
De no recibir ninguna contraindicación de parte de la dirigencia, y más allá de la reprobación en su última conferencia de prensa, Guillermo Barros Schelotto tendría decidido no aplicar ninguna sanción deportiva y utilizarlo en el desenlace final del torneo. Después de junio, con una opción de compra que supera los seis millones, la continuidad pareciera tornarse inviable en la consideración de los dirigentes.

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts